Primera Parte

Segunda Parte

Tercera Parte

Terecera Temporada: Capitulo III

Publicado por IsabelGM | 0:16 | 6 comentarios »

Poco a poco Renesmee dejó de temblar, no quería ni pensar lo que había vivido mi pobre pequeña. Si volvía a pensar en eso, volvería a enfurecerme y eso no ayudaría en nada ahora, ya habría tiempo para resolver algunos misterios, lo único que importaba ahora, que ya todo había terminado, era asegurarse que mi hija estaba bien, que ni ella ni mi nieto hubieran sufrido daño alguno.

Seguíamos fundidos en nuestro abrazo, yo aun no regresaba el escudo a mi cabeza para mantener mis pensamientos ocultos de Edward como siempre, entonces mi marido leyó en mi mente mi preocupación y entre susurros me aseguro que nuestra hija se encontraba bien, tiernamente me acaricio los brazos para consolarme a mí y a nuestra hija al mismo tiempo. Estaba comenzando a sentir realmente el alivio de que todo había acabado, pero en ese momento ella se puso tensa, de repente trató apartarse de nosotros, con toda la renuencia del mundo la solté, entonces me di cuenta de la razón; apartándose de nosotros se abalanzó a los brazos de Jacob.

Por supuesto que me sentí un poco desplazada pero casi inmediatamente la comprendí, necesitaba estar con su marido, al que amaba con toda la intensidad del universo, sabía que su amor era en algún punto comparable con el mío por Edward, pero no podía imaginar a otras personas amándose como lo hacíamos él y yo, talvez porque nunca había tenido mucha imaginación o porque en verdad nuestro amor no tenía par.

Edward y yo nos abrazamos, el alivio entonces fue completo, esos brazos en los que me podía amoldar perfectamente siempre eran un lugar seguro, calido un pequeño paraíso; pero aun seguía teniendo un nudo en la garganta, de repente quise dejar de ser la vampira poderosa y ser simplemente la mujer enamorada en busca de consuelo en los brazos de su marido, me sentía tan bien ahí, con muchas ganas de que me protegiera y me apartara de la sensación de tener que ser fuerte y soportarlo todo, ahora solo quería volver a ser Bella.

Estaba experimentando el regreso a la realidad cuando mi niña volvió a temblar, mi marido me soltó y corrió hacía ella.

- ¡Carlisle! – gritó mi marido y ambos se apresuraron a llegar a Renesmee.

La desesperación volvió de golpe, tardé algunos segundos en saber lo que estaba pasando, los mismos segundos que tardaron Edward y Carlisle en llegar a mi niña y recostarla en el suelo. “Estoy bien” comenzó a decir ella, pero solamente cuando Carlisle lo aseguro fue que me sentí tranquila. Mi hija estaba a punto de dar a luz.

Sensaciones nuevas me recorrieron todo el cuerpo, de repente caí en la cuenta de que me iba a convertir en abuela de un momento a otro; durante los 9 meses que había durado el embarazo de mi hija, lo había disfrutado, había comprado miles de cosas, increíblemente en mí, pero me había unido al entusiasmo de Alice, y aun contra los deseos de mi yerno le teníamos miles de cosas preparadas, pero ahora se estaba convirtiendo en una realidad. De repente sentí pánico.

Para empezar tenía miedo de que algo saliera mal, aun faltaban algunas semanas para el parto, este seguramente se había adelantado por lo que había pasado, una vez más me enfurecí contra Jane. Edward tomó fuerte mi mano y juntos nos arrodillamos en torno a mi pequeña.
- No siente ningún dolor, no te preocupes –trato de tranquilizarme Edward.

Sentí la responsabilidad de golpe, mi nieto sería humano, pequeño y frágil por muchos años hasta que talvez en un futuro llegaría a convertirse en lobo como su padre, mientras tendríamos que protegerlo… protegerlo de nosotros mismos.

Regresé el escudo de golpe a mi cabeza, no quería que Edward leyera esos pensamientos en mi cabeza, el estaba tan ocupado atendiendo a nuestra hija que no pareció notarlo, pero una vez puesto el escudo, deje que llegaran a mi mente recuerdos de los tiempos en que yo era humana y ellos hacían enormes esfuerzos por no matarme, fue una sensación terrible saber que así tendríamos que comportarnos con mi nieto. De repente me invadió una enorme tristeza, no supe bien por qué razón, ahora se que mi cuerpo se estaba anticipando a la separación, mi mente de vampiro supo mucho antes que nuestra hija tendría que separarse de nosotros para poder vivir bien y a salvo con su familia.

Deseché el sentimiento inmediatamente, no era el momento, ahora lo único que importaba era Renesmee y mi nieto que venia en camino así que me acerque inmediatamente a ella y tomé su mano, dulcemente buscaba tranquilizarla pero ella me tranquilizó a mi, compartiendo conmigo lo que estaba sintiendo, no sentía dolor, sólo un poco de preocupación porque estaba sucediendo muy rápido, pero su mayor preocupación era que Jacob no estuviera intranquilo por ella.

Increíblemente rápido el bebé se deslizó fuera del cuerpo de mi pequeña y rompió el silencio con un fuerte llanto que a todos nos sonó como al canto de un ángel, apreté aun más fuerte la mano de Edward esperando el diagnostico de Carlisle respecto a su salud. Dijo con un orgullo enorme que era un varón y que estaba perfectamente sano.

De golpe los sollozos comenzaron a salir por mi boca, entonces mi suegro puso al bebé en los brazos de Renesmee, mi niña lloraba a mares y el bebé se acurruco en su pecho, me acerque a conocerlo y el corazón se me triplico de tamaño al invadirme infinita ternura; el bebé era una copia en pequeño del rostro perfecto de Edward.

Ángel lo llamó mi niña, y por supuesto que era un ángel, hermoso, perfecto; Carlisle en ese momento secundó mi observación al afirmar que el bebé era exactamente igual a Edward cuando era humano, tenia sus ojos verdes y sus rebeldes cabellos color bronce. Abracé a mi marido, a mi hija y a mi yerno, y muy delicadamente temiendo que la baja temperatura de mi piel lo incomodara, pasé suavemente los dedos por su mejilla, ardía y era tan suave, pero el bebé no se molesto en lo absoluto, aun así me sentí tan tonta, tan insegura, pensando que tal vez mis movimientos fuera muy bruscos, de nuevo me invadió ese sentimiento extraño.

Pero aun así, hubiera podido quedarme a observar a mi nieto por toda la eternidad pero estábamos en medio del bosque y era necesario regresar a casa. Edward tomó en brazos a Renesmee y al pequeño Ángel y salió corriendo por el bosque, todos lo seguimos; Jacob volvió a transformarse para poder seguirle el paso a su esposa y no perder de vista a su pequeño.

6 comentarios

  1. Anónimo // 11 de agosto de 2009, 3:29  

    esta genial la novela ya tengo ganas de qe pongas el proximo capitulo cada cuanto los pones¿?
    Bss

  2. Anónimo // 11 de agosto de 2009, 8:20  

    wow!!!
    es buenisimo me facina
    je ojala y subas el proximo
    lo mas pronto que pudas
    vale
    bss cdt

    att:AZ

  3. Anónimo // 11 de agosto de 2009, 9:22  

    HOO ESTA HERMOSA FELICIDADES..!!
    LA VERDAD ES QUE SIEMPRE ME DEJAS SIN PALABRAS
    HOO POR DIOS ME ENCANTA..!
    GRACIAS EN VERDAD!

  4. marysole // 11 de agosto de 2009, 10:25  

    Te quedo muy bueno , ojala no te demores mucho en subir mas capitulos.

  5. Gimena // 11 de agosto de 2009, 11:39  

    ¿donde andan los capitulos 1 y 2 tercera temporada?

  6. Paolaa de Pattinson // 11 de agosto de 2009, 18:21  

    Jejejejeje qe bien !! Espero el prox capitulo !! Pasate x mi blog Si??
    http://ashley-grenee.blogspot.com

    Xauus!!!

Publicar un comentario

Mi lista de blogs