Primera Parte

Segunda Parte

Tercera Parte

Capitulo XX

Publicado por IsabelGM | 19:05 | | 0 comentarios »

Mi mamá entró a mi habitación en ese momento, lo que no me sorprendió, pues ya lo sabía todo. Y lo más probable es que estuviera muy contenta y tranquila porque su plan había funcionado perfectamente.

- ¿Estas bien mi vida? –Cerré los ojos y respiré profundamente. No, no estaba bien, estaba herida, estaba rota, pero al mismo tiempo estaba ilusionada y esperanzada en alguien. ¿Estaba loca?
- No lo se – y me abrace a ella. Quería que existiera una formula para regresar el tiempo, a aquellos días cuando nada era complicado, cuando nuestras preocupación se limitaba a saber si el clima nos permitiría salir a pasear donde los humanos pudieran vernos, o no.
- No te preocupes cariño –todo se pasa, lo importante es que sigas lo que tu corazón te dicta, y no apresures las cosas, tienes toda la eternidad por delante. De repente recordé algo.
- Mamá ¿Por qué siguieron permitiendo que yo pensara que Jacob seguía enamorado de ti? Llegue a odiarte por eso –confesé apenada.
- Yo no sabía que pensabas eso –dijo mi mamá asombrada.
- ¿Papá no te lo dijo? –pregunte incrédula.
- No, Nessie tu papá no va por la vida diciéndome lo que piensas, siempre ha respetado tu privacidad, la de todos, siempre ha dicho que quisiera que su Don no se aplicara con su familia.
- Pero él si lo sabía, y también sabía que Jake no te amaba… y que eso me hacía odiarte… ¿por qué no dijo nada?
- No lo se, supongo que por lo mismo… por esto de querer ocultarte lo de la impronta…
Me rasque la cabeza, aun estaba muy confundida – Bill y yo, mamá… nos besamos.
- Lo se… y no te enojes, no fue tu papá quien me lo dijo. Yo los vi… en el bosque.
- ¿Y que opinas?-pregunté con cautela.
- No lo se… -luego se vio nuevamente preocupada –no lo se –volvió a decir.
- Mamá, el día que regresamos de la montaña… cuando paso lo de mi periodo… estabas muy preocupada ¿Por qué?
Mi mamá dudo un momento, luego se puso de pié y caminó hacia la ventana. Esperé expectante.
- Por el hecho de que… eres fértil Nessie… puedes concebir, pero… - se detuvo, no sabía cómo decirlo, pero yo lo adiviné.
- Tienes miedo que un embarazo mío, sea peligroso, como fue el tuyo ¿verdad?
- Si –confesó – Y existen más cosas Nessie… - dudó en seguir hablando, pero yo la animé. –Mamá tengo que estar enterada, por favor.
- Pues son muchas cosas… y lo peor de todo, es que no tenemos explicación para ninguna. Si te embarazas de un humano… el veneno de vampiro que corre por tu sangre ¿podría afectarle al feto? Si lo haces de un vampiro ¿tu embarazo seria como el mío? Eres mucho mas fuerte que un humano… no lo se nena, tengo miedo. –su voz se quebró.
Apoyé mi cara en ambas manos, a parte de todo lo que ya daba vueltas en mi cabeza, ahora tenía que pensar también en esto.
- Aunque hay otra cosa… - comenzó a decir mi mamá pero de repente se quedó callada.
- ¿Qué cosa mamá?
- Cuando Jacob me explicó cual era la creencia Quileute sobre la existencia de las improntas, dijo que creían tenía que ver con la preservación de la especie, según la leyenda, el licántropo improntaba a la persona con la cual podría continuar la herencia de la transformación.
Abrí muy grandes los ojos. Me era imposible asimilar nada más.
- Además… bueno tu has mordido a Jake, de pequeña lo hacías un montón… tu mordedura lo le afecta.
- ¿Qué quieres decir con eso? –la cabeza comenzó a darme vueltas.
- Bueno… sólo que… a nosotros se no hizo inverosímil la leyenda de la impronta ¿me entiendes?, ahora se esta haciendo realidad en algunas cosas.
- Mamá… todo es verdad… yo amo a Jake… – comencé a llorar. Ya no pude más -Pero también amo a Bill ¿Qué me pasa mamá? – Todo se estaba volviendo imposible.
- Nessie cariño, ya no te preocupes… no deberías estar padeciendo asó. No a tu edad.
- ¿Qué hago? Mamá… ¿Qué hago? –dije desesperada.
- Amor, tomaste la decisión de estar con Bill, ¿no? ¿Por qué no le das tiempo a ver que pasa? Eres muy joven, ahora es momento de que disfrutes, que tengas amigos, lo que siempre quisiste… hazlo. Deja de preocuparte por cosas que no corresponden a tu edad, ya veras mas adelante…
En ese momento, cuando la cabeza estaba a punto de estallarme, escuche en mi cabeza la voz de Bill pidiendo hablar conmigo. El alivio que siempre sentía al estar cerca de Bill llegó al instante, sintiendo como el aire de mi alrededor volvía a ser respirable.
En ese momento casi pude estar segura que había tomado la decisión correcta.
- Mamá, Bill me esta pidiendo que baje. –Dije mientras me dirigía a la puerta. Antes de salir, voltee a ver a mi mamá y le sonreí con ternura. –Creo que tienes razón en lo que dijiste.
- Siempre la tengo –bromeó y salí de la habitación.

0 comentarios

Publicar un comentario

Mi lista de blogs